Pasos de gigante en la dirección correcta, así se puede entender la nueva Orden DEF/482/2016, de 30 de marzo, que crea las unidades de protección frente al coso en el seno de la institución militar española, unidad externa a la cadena orgánica de mando e integrada en cada mando o jefatura de personal y en el órgano central, próximo al mando con competencia sancionadora y con potestad para tomar las decisiones al más alto nivel en cada uno de los respectivos ejércitos.

Siendo cauce voluntario en el trámite de las denuncias potenciando con ello la inmediatez en la respuesta, el apoyo integral a la víctima y la confidencialidad. Se aprueba así un Protocolo de actuación frente al acoso sexual y por razón de sexo en las Fuerzas Armadas, esto independientemente de si el presunto acosador es civil o militar, protegiendo además a los alumnos de los centros docentes militares de formación y a los aspirantes a la condición de reservistas voluntarios en su periodo de formación militar. Estas unidades también existirán en los Organismos Autónomos dependientes del Ministerio de Defensa para el personal destinado en los mismos.

Las herramientas fundamentales serán: la Prevención con campañas de sensibilización y difusión del Protocolo, guía práctica para la víctima de acoso, el manual de buenas prácticas para el Mando ante las situaciones de acoso y los folletos informativos, La Protección con el trámite de la denuncia con la debida confidencialidad, canal de información sobre atención de carácter médico, psicológico y de asesoramiento profesional, social y jurídico para la posible víctima, Proponer medidas inmediatas de protección a la víctima, Control y Seguimiento al programa de Protección frente al Acoso a través del Observatorio Militar para la Igualdad entre mujeres y hombres en las Fuerzas Armadas, de esta forma se da cumplimiento por vía formal de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres dentro de las Fuerzas Armadas.

LA ÉTICA TAMBIÉN SE PUEDE ESCRIBIR.